El sorprendente fenómeno de las reseñas en el sexo

sexo de pago

El sorprendente fenómeno de las reseñas en el sexo. El fenómeno de las reseñas online ha llegado a todos los sectores profesionales. El cliente o usuario está más que acostumbrado a escribir comentarios pero aún no son del todo conscientes del impacto que generan y de la importancia de pensar bien antes de escribir. El buscador de chicas más importante en Europa ha traído las reseñas online al sector del sexo de pago y los usuarios cada vez escriben reseñas más útiles, para las escorts y para el sector.

Cómo es una buena reseña en el trabajo más antiguo del mundo y qué comentan los usuarios es más importante de lo que pueda parecer porque las opiniones online pueden cambiar el sector como lo han hecho con otros, en los que ha aumentado la profesionalización, no solo de los negocios sino de los clientes, cada vez con más poder a golpe de teclado y con mayores conocimientos.

Una reseña debe ser respetuosa y objetiva, por razones obvias y, porque si no, no tendrán impacto porque no serán escuchadas o tomadas en serio por otros usuarios que buscan comentarios objetivos y no pataletas.

Debe centrarse en lo que interesa porque, al fin y al cabo, al escribir su reseña, el usuario debe ser consciente que no es para sí mismo sino para que otros la lean. Por lo tanto, no tiene sentido describir aspectos superficiales o que solo afectan a quien escribe el comentario, porque carecerá de cualquier interés para el resto. Un potencial cliente quiere saber cómo es la implicación de la escort, qué servicios ha prestado y qué tal ha sido, cuál es el precio, etc. Es decir, ir al grano es un valor añadido.

Cuanto más completo en menos líneas, mejor. Nadie se quiere leer párrafos interminables para concretar un encuentro con una chica, los usuarios quieren ver un número alto de comentarios, que sean positivos y leerán 3 o 4 que les hagan decantarse o tachar de la lista.

Las reseñas deben estar en lo bueno y en lo malo, tan importante es lo uno como lo otro. Normalmente pecamos de escribir las negativas con facilidad y las positivas no tanto. Sin embargo, tan útiles son unas como las otras.