¿Picores al levantarse de la cama? Rentokil Initial resuelve estas dudas con una serie de claves

/COMUNICAE/

Las chinches tienen un repunte especialmente notorio en la época posvacacional, que es cuando los viajeros, una vez instalados en sus casas, descubren picores al levantarse de la cama, sangre o manchas extrañas en las sábanas, que en realidad son sus heces. Si se tiene la sospecha de que las chinches pueden haberse colado en casa, Rentokil Initital resuelve estas dudas con una serie de claves y algunos tips para deshacerse de ellas

Es de noche y se nota un ligero picor en el cuerpo. Puede ser la típica picadura de mosquito, pero no se escucha ningún zumbido en el oído de esos que desvelan y ponen de los nervios a más de uno. A la mañana siguiente, se descubre una serie de ataques y todo cuadra, con mayor motivo tras las vacaciones. Lo más probable es que haya un nuevo inquilino en casa: las chinches.

Esta plaga experimenta un repunte especialmente notorio en la época posvacacional, que es cuando los viajeros, una vez instalados en sus casas, descubren la sorpresa. Con el turismo y las idas y venidas de un alojamiento a otro, las chinches se propagan de manera más rápida; casas particulares, hoteles, albergues… ningún establecimiento escapa de la presencia de estos bichos.

La multinacional especializada en control de plagas e higiene ambiental, Rentokil Initial, resuelve estas dudas con una serie de claves y da algunos tips para, en caso de haber sido invadido, deshacerse de las chinches.

Una plaga en aumento
La Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) atribuye el incremento de las chinches a dos factores fundamentales: aumento de la movilidad, especialmente en verano cuando hay un mayor número de desplazamientos; y las altas temperaturas. Estos indicadores se dan en la época estival, lo que reafirma, una vez más, que hay que poner especial atención y cuidado durante las vacaciones de verano, sobre todo, si uno se aloja en establecimientos por los que pasa mucha gente.

¿Dónde se pueden encontrar chinches?
Las chinches, por su diminuto tamaño -6mm de largo-, tienen el poder de pasar desapercibidas; son capaces de instalarse en los lugares más recónditos sin que apenas uno se dé cuenta. El entorno de una habitación es la más propicia, por las condiciones de vida que se dan allí, para su proliferación. En concreto, las chinches suelen encontrarse en la cama y sus alrededores, en las juntas de los cabeceros y las costuras de los colchones, en las alfombras y debajo de ellas, en los zócalos y rodapiés, entre las maderas del suelo, en las grietas o huecos de paredes o en las juntas del papel pintado, en cajones, armarios y alacenas, dentro de muebles e, incluso, hasta dentro de los enchufes y aparatos electrónicos.

Las pruebas del delito
Aunque las chinches no trasmiten enfermedades, su picadura produce distintas reacciones alérgicas que producen una gran desazón, pudiéndose llegar a recibir 30 o 40 picaduras en una sola noche, momento en el que salen de sus escondites para alimentarse. Rentokil Initial recomienda estar atentos a estos signos, que son la prueba del delito y la regla que confirma la presencia de chinches en el hogar:

– Picaduras: Son similares a las que producen los mosquitos y suelen aparecer en las extremidades (brazos, piernas, manos, pies) y en el cuello, ya que son las zonas que más fácilmente se destapan de las sábanas y quedan al descubierto. A diferencia de la de los mosquitos, los síntomas de las picaduras de chinches -picor, rojez- pueden aparecer días después del “ataque”.

– Manchas de sangre: Si uno se mueve durante la noche, puede aplastar las chinches contra las sábanas, por lo que, si aparece sangre que no es la propia, ya se sabe a quién pertenece.

– Olor desagradable y denso.

– Restos de piel: Las chinches, al igual que muchos otros insectos, mudan la piel y desarrollan una nueva al crecer, por lo que los restos de la vieja suelen aparecer en los alrededores de sus escondites.

– Restos de heces: De la misma manera que hacen con su piel muerta, las chinches posan sus excrementos cerca de las zonas donde habitan. Es importante estar alerta por si se ven pequeñas manchas negras en el mobiliario, la ropa y demás superficies.

Cómo evitar que se expandan por casa
Si se tiene la sospecha de que algún ejemplar de chinche pueda haberse vestido de polizón para meterse en el equipaje y llegar a casa, existen algunas acciones para evitar su propagación:

1. Inspección y colocación de la maleta en un lugar seguro de chinches
Dejar las maletas encima de la cama es un error. La cama es su escondite preferido, por lo que hay que alejar el equipaje de esta zona. Es preferible guardar las maletas en el baño o en el garaje hasta que se esté seguro de que estos bichos no se han colado en casa.

2. Revisión visual de los textiles de la habitación: levantar colchones y almohadas
Una vez se tiene la maleta en un espacio seguro, es conveniente realizar una inspección de las zonas más críticas de la habitación. Los colchones, las almohadas y los somieres, así como sus costuras, son sus hábitats preferidos, por lo que son los primeros elementos que se deben revisar. También es importante asegurarse de que los enchufes de esa zona están libres de chinches. Además, Rentokil Initital recomienda lavar todo tipo de textil que pueda haber sido infestada por chinches a una temperatura de, por lo menos, 60ºC, ya que estos bichos no resisten temperaturas tan altas.

3. Vistazo al mobiliario
Además de estos elementos, estos insectos suelen habitar en muebles como mesillas o cabeceros. Para una buena inspección, se pueden revisar sus hendiduras y acabados para asegurarse de que no hay chinches camufladas e, incluso, separar el cabecero de la pared de tal manera que se pueda mirar por debajo y detrás del mueble para su posible detección. Es importante, también, comprobar las posibles grietas que pueda haber en la estancia, ya que son sitios en los que pueden esconderse.

4. Recurrir a expertos
Existe la falsa creencia de que los productos domésticos pueden acabar con una plaga de este calibre, pero lo cierto es que estos insecticidas no hacen sino expandirla y hacerla más resistente. Para evitar que las chinches se descontrolen, lo adecuado es aplicar tratamientos eficaces por medio de expertos. Los técnicos de Rentokil Initial cuentan con tratamientos con calor, como el Entotherm, uno de los métodos más eficaces e innovadores con el que eliminar todas las fases del insecto, incluidos los huevos, sin provocar sin provocar ningún daño material ni estructural.

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico