Oviedo y Sporting buscan crecer para la segunda vuelta

Los dos equipos asturianos intentarán hacer una buena segunda vuelta con la que no sufrir y pelear, incluso, por los puestos de ascenso a Primera División.

La temporada 2018-2019 no está siendo nada sencilla para los dos equipos asturianos de LaLiga 123. El Real Oviedo comenzó dubitativo, pero poco a poco está reconduciendo su situación, acercándose a los puestos de ascenso, mientras que el Sporting de Gijón, que ha tenido un cambio de entrenador en este tiempo, parece que empieza a mirar hacia arriba tras poner tierra de por medio con el descenso.

Una vez finalizada la primera vuelta, ambos conjuntos parecen estar en la zona tranquila y, salvo que se salgan de lo que su actual senda manda, no tendrán mayores problemas para seguir formando parte la campaña que viene de esta Liga 123.

Sin embargo, estos dos cuadros tienen deberes pendientes. El curso pasado pudieron pelear por el ascenso, ya que el Sporting terminó en cuarto lugar y perdió en los playoffs, mientras que el Oviedo rozó su clasificación para las eliminatorias quedando séptimo con los mismos puntos que el Numancia, que sí que entró por tener un mejor golaveraje.

Precisamente esa séptima plaza es la que tiene como objetivo el cuadro carbayón. Igualar los registros de la temporada pasada, en la que pelearon hasta el último momento por el ascenso, parece la meta para los hombres dirigidos por Juan Antonio Anquela, entrenador que aterrizó en la capital asturiana la campaña pasada para poder conducir a este proyecto hacia Primera División, categoría a la que no llegan los azules desde su descenso en 2001.

El Oviedo tiene a cinco los playoffs

Por ello, para la segunda vuelta la intención del Oviedo no es otra más que la de sumar más puntos que en las 21 primeras jornadas del campeonato doméstico y así entrar en la pelea por los puestos de playoffs. Actualmente cuentan con 30 y cogiendo como referencia el corte del 2018, 65, parece que la meta de los de Anquela está en lograr conseguir 35 puntos más que les permitan clasificarse para las eliminatorias y jugarse ese último puesto para subir de categoría en ellas.

Y es que, a estas alturas, parece que ya no se le puede exigir a los carbayones que entren en la batalla por las dos primeras posiciones, las de ascenso directo. Actualmente el Oviedo se encuentra a cinco de Osasuna y Alcorcón, sexto y séptimo clasificado, respectivamente, pero la distancia con Granda y Albacete, de 10 y nueve puntos, es demasiado complicada para recortar, sobre todo teniendo en cuenta que entre medias hay otros seis equipos dispuestos a aprovecharse de un posible bajón de los líderes.

Ante esta situación, el conjunto dirigido por Anquela afronta la segunda vuelta con la convicción de poder dar ese paso al frente tan pequeño que les queda para luchar con los mejores. El 2019 ha comenzado con esa dinámica que necesitan y las dos victorias cosechadas en estas dos jornadas muestran el camino hacia el ascenso.

El dos de dos en 2019 hace soñar

Pero, no cabe duda de que para poder pelear por subir, tendrá que mejorar sus resultados fuera de casa, donde los números no ayudan del todo. Solo tres victorias de los 10 partidos disputados lejos del Carlos Tartiere, así como dos empates, le han dado un botín de 11 puntos de los 30 que se han jugado los carbayones como visitantes, estadística que ha de elevar el Oviedo si de verdad aspira a subir de categoría.

Eso sí, salvo tres derrotas contundentes en cuanto a juego y resultados, las de Deportivo de la Coruña (4-0), Real Zaragoza (0-4) y Alcorcón (2-0), en el resto de los encuentros el conjunto de la capital de Asturias ha peleado por los puntos. En los otros cuatro partidos perdidos los ovetenses cedieron por una diferencia de un solo tanto, lo que nos hace pensar que a nada que tengan un poco más de suerte en los minutos finales, podrán sacar más duelos adelante con los que sumar los puntos necesarios para pelear por los playoffs de ascenso.

Una situación más complicada es la que vive actualmente el Sporting. 27 puntos de los 63 posibles supone una recaudación escasa para un equipo que finalizó cuarto la temporada pasada en LaLiga 123. Un tremendo comienzo, con siete puntos en tres jornadas, dio paso a una mala racha de resultados que se llevó por delante al hasta entonces entrenador Rubén Baraja, que cayó tras la derrota precisamente ante el Oviedo.

El Sporting se ha centrado en el descenso, hasta ahora

A partir de ahí, José Alberto López cogió las riendas de un equipo al que parece haberle cambiado la cara. Con el nuevo técnico el Sporting se ha distanciado del descenso, al cual apuntaban con Baraja, gracias a sumar tres victorias, tres empates y solo una derrota en las siete jornadas que lleva en el banquillo el ovetense, números que han permitido a los gijoneses poner tierra de por medio con los puestos de abajo y comenzar a mirar más hacia arriba.

Tras finalizar decimosegundos la primera vuelta de la temporada, los rojiblancos cuentan con una distancia de seis puntos con respecto a los cuatro últimos clasificados, mientras que los seis primeros están a ocho. Esta situación hace complicado que el Sporting pueda estar entre los favoritos al ascenso para algunas casas de apuestas, que ofrecen bonos de bienvenida que conviene tener en cuenta a la hora de registrarte. Pero, si logran coger un ritmo competitivo parecido al del curso pasado, que les llevó a acabar cuartos y a poder disputar los playoffs, no cabe duda de que al menos asomarían la cabeza y serían un estorbo para los equipos que actualmente luchan por esos puestos.

Como mala noticia para los asturianos está el hecho de que esta es la tercera temporada consecutiva en la que a mitad del curso tienen que cambiar al entrenador. En 2016-2017 fue Abelardo Fernández el que cayó y en sustitución aterrizó Rubi Ferrer. En la 2017-2018 el que se tuvo que marchar fue Francisco Herrera, que acabó precisamente por la llegada de un Baraja que ni siquiera ha durado un año. Todos estos giros en la dirección crean una inestabilidad deportiva importante, la cual tendrán que solventar cuanto antes desde los altos cargos del club si quieren volver a ascender a Primera División por tercera vez en este siglo.

Los gijonenses quieren asentar su proyecto

Estas razones hacen al Sporting tomarse con una cierta tranquilidad de cara a la segunda vuelta. Si comienzan ganando varios encuentros consecutivos y los resultados hacen creer a los suyos en poder pelear por los seis primeros puestos, entonces habrá que apretar. Pero todo hace indicar que la media temporada que aún queda se presenta con cierta calma, con la intención puesta en finalizar el curso en una zona distanciada del descenso que no les haga a sus aficionados perder la ilusión por el equipo.

Para ello ha de mejorar, sobre todo, el aspecto anotador. Ha cerrado la primera vuelta con 20 goles a favor, lo que le coloca como el decimosexto equipo en este apartado estadístico de la competición. Por lo tanto, esa es una de las prioridades a mejorar con José Alberto López, error que ya ha comenzado a subsanarse gracias a que con el nuevo técnico el Sporting ha marcado 12 goles en sus primeros nueve partidos contando todas las competiciones, cifra que demuestra un acierto bastante mayor que con Baraja al mando.

Además, hacer de El Molinón un templo casi impenetrable para sus rivales ayudaría a que tanto la afición como los jugadores cogieran algo más de moral. Hasta el momento cuatro empates empañan las cinco victorias en 10 partidos del equipo asturiano en su casa, que prácticamente a estas alturas ya ha perdido los mismos puntos allí que la campaña pasada, cuando dejó escapar un total de 15 por los 13 que ya se han ido este curso.

Un ascenso propiciaría una Primera muy asturiana

Eso sí, no cabe duda de que, aunque no parezca que vaya a ser este año, los gijoneses apuntan con su proyecto hacia una Primera División en la que podría haber, en no mucho tiempo, hasta dos equipos asturianos. Hace concretamente 21 temporadas que esto no ocurre, pero parece que cada vez está más cerca el hecho de que volvamos a disfrutar de un derbi entre Oviedo y Sporting en LaLiga Santander.

Allí, varios asturianos están disfrutando de una gran etapa con la que llevan el nombre de la provincia a todos los campos de España. El resurgir de Santi Cazorla con el Villarreal o la buena temporada de un Club Deportivo Alavés, que está siendo la sensación del campeonato gracias a las instrucciones del ‘Pitu’ Abelardo, hacen que Asturias tenga mucha presencia en la máxima categoría del fútbol nacional. Eso sí, uno o dos ascensos de sus principales equipos ayudarían a que hubiera un ambiente casi inmejorable para la Comunidad, un hecho que perfectamente podría darse esta temporada, a la que le resta media campaña que será definitiva para conocer la resolución por parte de estos dos equipos, el Sporting y el Oviedo.