La importancia de la tala de árboles, por LA TIERRA JARDINERÍA

/COMUNICAE/

¿Por qué? Porque los árboles, por muy bellos y antiguos que sean, nunca deben representar un peligro para las personas y las cosas. Con demasiada frecuencia se oye hablar de árboles que, debido a la negligencia humana, caen sobre coches, casas y transeúntes, a menudo hasta el punto de provocar una tragedia

En algunos casos, estos problemas se solucionan con una poda de árboles planificada. No sólo es la actividad principal LA TIERRA JARDINERÍA, sino que también permite que las plantas prosperen y crezcan con seguridad.

Lamentablemente, la poda y el cuidado no siempre evitan la tala de árboles altos: como se ha dicho, hay situaciones en las que la tala de árboles es inevitable.

Cortar las plantas inseguras y enfermas
La tala de árboles de gran tamaño es una decisión que debe ser meditada y planificada. La protección de la naturaleza y del medio ambiente en el que se vive es primordial y en LA TIERRA JARDINERÍA no se desea ser considerados como simples cortadores de árboles que intervienen sin el menor respeto por la naturaleza.

¿Por qué y cuando talar un árbol? Los casos típicos en los que se interviene son principalmente dos:

  • Árbol peligroso;
  • Árbol enfermo.

¿Qué se entiende por árbol inseguro? En estos casos se trata de un árbol que, por diversos motivos, ha perdido su estabilidad y corre el riesgo de caer, causando daños a personas y bienes. Un árbol peligroso pasa de ser una planta majestuosa a una planta peligrosa para los demás.

Hay muchas razones para ello, desde los fenómenos atmosféricos y los desprendimientos hasta las enfermedades y los errores humanos. Independientemente de la causa, un árbol peligroso merece la máxima atención y, sobre todo, una rápida actuación.

Hay muchas enfermedades que pueden afectar a los árboles, y algunas son especialmente peligrosas para la salud y la vida del árbol. Por ahora, basta con saber que cuando se trata de árboles que se han vuelto inestables debido a una enfermedad, es necesario intervenir lo antes posible para evitar problemas peligrosos.

Utilizando maquinaria específica, los profesionales para la tala de árboles realizarán una inspección para planificar el trabajo, seguida de la intervención profesional y la limpieza final de la zona (retirada y eliminación de residuos).

Tala de árboles en comunidades
La tala de árboles en un jardín particular, incluso si es una comunidad, está permitida, especialmente si hay una planta enferma o insegura. También en este caso hay una necesidad, una intervención destinada a preservar la seguridad de las personas y de la propia casa.

Algunas personas pueden pensar que es más importante garantizar la seguridad de las personas, dejando la seguridad de los bienes en segundo lugar: pero ¿qué pasaría si una planta cayera sobre una casa, un coche o los cables eléctricos?

En estos casos, además de los daños materiales, también habría repercusiones para las personas, por eso la atención debe ser constante.

A pesar de ello, algunos propietarios pueden oponerse a dicha tala, alegando razones relacionadas con la estética del edificio o la conservación de un elemento natural importante en la lucha contra el dióxido de carbono.

Aunque estas razones tienen cierto fundamento, también es cierto que no se puede descuidar o mantener un árbol peligroso y enfermo en el jardín, sobre todo si no se quiere tener ninguna sorpresa desagradable.

Sin embargo, si hay peligro de que un árbol se caiga, hay que actuar lo antes posible para evitar que ocurra, causando daños al edificio y, sobre todo, a las personas.

Normalmente, el coste de la tala de árboles altos se reparte entre los propietarios en función del porcentaje de propiedad, salvo que se decida lo contrario en la junta. Para más detalles, es aconsejable ponerse en contacto con el administrador de la propiedad.

Confiar en la evaluación de los expertos
Para los que no son expertos en la materia, puede resultar difícil entender si el árbol alto de una zona residencial necesita una intervención especial o, en el peor de los casos una tala.

Antes de tomar cualquier decisión definitiva, siempre es mejor recurrir a profesionales para la tala de árboles para que realicen una inspección y una evaluación del estado de la planta. No siempre es necesario cortar los árboles altos, es mejor proceder a una buena poda para contener el tamaño del follaje. Son evaluaciones que sólo pueden hacer los profesionales.

Sin embargo, hay algunos indicios que pueden incitar a ponerse en contacto con los expertos para realizar una inspección. Un aspecto que siempre hay que vigilar son las raíces del árbol. Si el suelo cerca de la planta comienza a elevarse, podría ser una señal importante sobre la tensión de las raíces y, por lo tanto, la estabilidad del árbol mismo.

Otros factores en los que se puede confiar son:

  • Árbol seco: Este caso no se refiere a la pérdida natural de follaje típica de la estación otoñal, sino a una sequedad progresiva que se sale de lo normal. Un árbol seco es un árbol moribundo y, como tal, puede convertirse en un árbol peligroso. La sequedad de la que se habla comienza en la parte superior del árbol (punta y ramas más altas) y luego desciende gradualmente hacia abajo, en un proceso que una vez iniciado no puede detenerse;
  • Plantas trepadoras a lo largo del tallo: La presencia de plantas trepadoras a lo largo del tallo de la planta puede ser un problema. Estas malas hierbas trepan por el tronco de las plantas que ya están sufriendo, empeorando aún más su estado de salud y, a menudo, provocando su muerte;
  • Corteza con cortes: En casos normales, la corteza de la planta está libre de cortes y fisuras, pero cuando estos surcos comienzan a aparecer en el árbol podrían ser un signo de enfermedad.

La tala de árboles altos es una decisión que debe tomarse tras una inspección para identificar cualquier problema del árbol que no pueda resolverse de otra manera. Por ejemplo, si algunas ramas se están marchitando en la parte inferior del árbol, esto no significa que la planta se esté secando, sino simplemente que a esas ramas les falta aire y luz: una buena poda solucionará el problema y permitirá que la planta siga creciendo.

Por eso, lo mejor es dejar que profesionales del sector verde evalúen el estado del árbol y propongan las soluciones más adecuadas a cada necesidad.

¿Cómo se corta un árbol? Hay que solicitar la intervención de los profesionales
La tala de árboles altos no es una decisión sencilla, debe tomarse cuando la seguridad de las personas está en juego y en estos casos es aconsejable que se proceda a la tala del árbol por profesionales especializados.

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico