Erradicar las polillas no es tan difícil como suele pensarse, según Limpieza Pulido

/COMUNICAE/

Las polillas son unos de los insectos que más suelen invadir los hogares de las personas. Estos bichos con alas se cuelan en los armarios y los almacenes para comerse todo lo que encuentran. Pueden alimentarse de la comida, las prendas de vestir e incluso en ocasiones hasta acaban con la madera de las puertas, ventanas y muebles

Las polillas son un insecto perteneciente a la misma familia de las mariposas. El 10% de las especies de esta familia son diurnas. El resto, al igual que las polillas, son especies nocturnas. Sin embargo, las polillas son las que más activas son durante la noche, sus antenas son diferentes. El cuerpo de la polilla es robusto y peludo, sus alas son gruesas y el color es opaco y sin colorido. Después de saber un poco sobre estos insectos, es interesante analizar también la causa de su aparición en los hogares.

La primera causa de la aparición de las polillas son un medio idóneo para el desarrollo de sus vidas. Si el sitio donde se instalan es una casa llena de grietas y recovecos, probablemente se trate de un sitio perfecto para ellas. Lo que hay que hacer en este caso, es solucionar este problema y tapar esos huecos. Si no, lo que un día eran tres polillas, se convertirá en una plaga. La poca iluminación es otro de los motivos por los que las polillas aparecen, ya que son insectos nocturnos. Las plantas florales en el hogar también puede ser una causa probable para que las polillas se interesen por un hogar. Hay algunas especies de polillas que se alimentan del néctar de las flores.

En muchas ocasiones las polillas pueden también aparecer en las casas en un elemento previamente infestado. Las telas, la comida y otros elementos parecidos pueden ser una vía de transporte para estos insectos que posteriormente se instalarán en el hogar utilizando las grietas y alimentándose de lo que encuentran por casa. Si además la casa tiene mucha humedad, libros antiguos llenos de polvo o cajones llenos de ropa que nunca se lava, se convertirá en un buen hogar para ellas.

¿Qué tipos de polillas se pueden encontrar por casa? La más común es la polilla estuche o capullera de la ropa. Esta y sus larvas viven y se alimentan de la tela de la ropa. La polilla tejedora de la ropa se encuentra también en la ropa, pero esta prefiere la lana, el cuero y la seda. Es capaz de acabar con los armarios, las camas y enseres. La polilla de las alfombra es muy común también y anida y se alimenta de las alfombras. En las despensas se pueden encontrar la polilla de los granos y herbajes o la de la patata. También es común encontrar por casa la polilla de los libros.

Más información en el blog de Limpieza Pulido

Fuente Comunicae