El Sporting de Gijón causa sensación

El Real Sporting de Gijón está firmando un comienzo de campaña realmente fantástico en cuanto a resultados, pero las sensaciones son todavía mejores si nos referimos al juego que está mostrando el equipo en el segundo año de David Gallego al frente del conjunto asturiano.

Tras una primera temporada de asentar el modelo de juego que quería el técnico formado en las categorías inferiores del RCD Espanyol hasta llegar al primer equipo, parece que este curso la idea del entrenador ha calado de lleno en una plantilla que está pasando a ser una de las mejor valoradas a las hora de analizar en directo las apuestas para cada partido de LaLiga SmartBank.

Discurso optimista pero cargado de humildad


Y es que nadie está pasando por alto el buen juego del Sporting en este inicio de campeonato, y eso es algo que los jugadores del equipo asturiano conocen. El último en hablar sobre este tema ha sido el mediocentro Pedro Díaz, admitiendo el buen juego del equipo, dándole importancia a la continuidad del entrenador como clave para ensamblar todas las piezas nuevas con las del año pasado y que ahora todo vaya rodado.

Al mismo tiempo, pide humildad y constancia en el trabajo, ya que las ligas o los ascensos no se consiguen en otoño, sino cuando se acerca el verano y llega la hora de la verdad. Y para entonces todavía queda mucho.

Piropos de viejos conocidos del Sporting de Gijón

Desde fuera del Principado de Asturias también se habla muy bien del equipo dirigido por David Gallego. Uno de los futbolistas con pasado en Mareo que más ha elogiado a su antiguo club ha sido Sergio Álvarez. El mediocentro de Avilés milita actualmente en la SD Eibar, rival en liga del Sporting de Gijón tras consumarse su descenso de categoría la temporada pasada.

En una entrevista concedida a un medio asturiano, Sergio Álvarez confesaba que “daba gusto ver jugar al Sporting”, a la vez que analizaba la marcha de Mendilibar de la SD Eibar y como había cambiado la forma de trabajar y de interpretar los partidos del conjunto eibarrés con el nuevo técnico.

Estos halagos, aunque vengan de viejos conocidos, deben servir de orgullo y ser una herramienta más de motivación para que el técnico siga insistiendo en su idea y para que los jugadores la sigan llevando a la práctica, pero siempre con los pies en el suelo, porque el halago debilita y lo último que necesita el equipo asturiano es caer en la relajación y romper la buena dinámica con la que ha empezado la temporada.

Las notas se pondrán en junio, pero por el momento, los pupilos de David Gallego están aprobando con muy buena calificación los primeros exámenes del curso. De seguir así, el éxito a final de temporada estaría asegurado, y ya sabemos que el premio por alcanzar el objetivo es regresar tras varios años a la élite del fútbol español, logro con el que sueñan todos los aficionados desde hace tiempo.