El lenguaje del olor, un lenguaje que no todo el mundo sabe hablar, según Ambiper

/COMUNICAE/

Describir olores o sensaciones abstractas, que no se pueden tocar o que no son visibles a simple vista, es algo que en muchas ocasiones resulta complicado. En el mundo del marketing olfativo describir los aromas es complicado, lo cual puede entorpecer la tarea de buscar la fragancia perfecta para un negocio

Cuando una persona compra un mueble o una prenda, es capaz de describirlo sin ningún problema en absoluto. El color, la forma, la textura o el estilo son los primeros factores que se incluyen en las descripciones y en este caso el lenguaje fluye de forma sencilla, ligera. Describir un objeto que se ve y cuyas características son evidentes es mucho más sencillo que describir un olor, un aroma o una fragancia. A la hora de describir algo abstracto, cuyos rasgos no se pueden visualizar, el vocabulario es mucho más limitado, sobre todo si se trata de olores. Esto puede suponer un inconveniente a la hora de trazar una estrategia de marketing olfativo con la finalidad de aromatizar un negocio para conseguir más clientes potenciales.

Ambiper, una empresa que trabaja el marketing olfativo y que asesora y diseña fragancias a medida para cada negocio o particular, aconseja acerca de qué manera pueden sus clientes potenciales describir un olor para llegar a conseguir el aroma que ellos desean. En la mayoría de los casos, según Ambiper, los clientes fallan a la hora de describir un olor y se limitan simplemente a pedir fragancias “oscuras, misteriosas, profundas” o “que huelan a limpio”, “que huela sexy”, etc. No obstante, esta no es la manera correcta de describir un olor para llegar a la fragancia de marketing olfativo adecuada, puesto que ninguna de estas palabras describe un olor o un aroma, simplemente lo que transmite al percibirlo.

“Cuando nos encargues una fragancia personalizada tanto para tu hogar como para tu negocio, tendremos que realizarte algunas preguntas acerca de las fragancias que más te gustan, es decir, los olores frutales, florales, a madera, etc. Algo que puede ser de gran ayuda a la hora de encargar un perfume personalizado es describirlo con otros perfumes comerciales, quizás. Sin embargo, cuando se trata de marketing olfativo, nuestro principal interés será la personalidad de tu empresa y qué objetivos tienes a la hora de llevar a cabo el marketing olfativo” explica Ambiper.

“No es lo mismo ambientar el lugar simplemente con un olor agradable, una fragancia que huele excepcionalmente bien, que ambientar un sitio de forma estratégica, con olor a algún producto en concreto que vendes” añade esta empresa. En cualquier caso, Ambiper es la entidad de diseño de fragancias perfecta para crear un perfume único, que no se encuentra en otra fragancia existente.

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico