20 junio, 2018

Diego Gutiérrez debuta en la literatura con ‘Tesis para un crimen perfecto’

/COMUNICAE/

‘Tesis para un crimen perfecto’ es la primera obra de Diego Gutiérrez, una novela en la que la ciencia y los crímenes se entrelazan hasta conformar una historia que mantiene en vilo al lector

Junto a su carrera profesional en la escudería de Fórmula 1, Diego Gutiérrez siempre ha sentido verdadera atracción por la literatura. En concreto, las historias con altas dosis de misterio e intriga han sido las encargadas de ir despertando de su letargo al escritor que lleva dentro. El resultado ha sido Tesis para un crimen perfecto, su primera novela publicada.

Eduardo es un estudiante brillante en el último curso de Ciencias Físicas. Junto a su hermano y en colaboración con la universidad, ha desarrollado el que posiblemente sea el proyecto científico más importante y revolucionario de la historia de la ciencia. Tras la misteriosa desaparición de su hermano, Eduardo trata por todos medios de apoderarse del proyecto. Pero algunas personas no estás dispuestas a permitírselo. En su camino para hacerse con él, se cometerán unos crímenes y asesinatos en los que Eduardo será el principal sospechoso. Los mejores investigadores de la policía logran reunir todas las pruebas que lo incriminan, pero aun así no son capaces de acusarlo porque siempre tiene la coartada perfecta. ¿Cómo es capaz de cometerlos y salir impune de ellos?

Desde el primer momento se despierta en el lector una gran curiosidad por saber de qué trata la historia. La carrera ilegal de motos que se describe en las primeras páginas es solo el punto de partida; el suspense continúa en los siguientes capítulos, ganando intensidad y jugando al escondite entre los recovecos de las tramas para coger al lector de improviso por la espalda. Esa carrera de motos crea la atmósfera perfecta para mantener al espectador (tal es el detalle con el que se describen los escenarios que parece que los presencias) en vilo: la experiencia como lector dice que algo va a pasar en esa montaña, la cual llama al peligro y donde el más mínimo error será fatal para los motoristas.

La montaña tendrá su propio papel a lo largo de la historia. Lo que sucede en ese lugar inicial se convertirá en mucho más que el cliffhanger del que parte esta curiosa historia a medio camino entre la novela de misterio y la científica. En efecto, la ciencia es una parte fundamental de la trama de la novela. La imaginación y la labor de documentación del autor son alicientes que impulsan a seguir leyendo, a sumergirse en una trama que va dejando pedacitos de lo que ocurre de verdad con los protagonistas, pero que nunca revela sus cartas.

Así, en Tesis para un crimen perfecto la incertidumbre es constante: a pesar de toda la información que proporcionan las conversaciones entre personajes, resulta imposible predecir el final. Todos los personajes son culpables e inocentes a la vez, todos tienen un papel relevante que ayuda al lector a empatizar con ellos. De esta manera, los términos inocente y culpable se vuelven como el tiempo: relativos.

Diego Gutiérrez puede respirar tranquilo con este debut, puesto que Tesis para un crimen perfecto contiene todos los elementos para enganchar, para atrapar al lector y obtener una lectura entretenida y distinta a lo que se suele encontrar en el género. Aunque no se olvide: la ciencia también tendrá su papel dentro de la historia y es uno muy relevante, lo suficiente como para no dejar escapar este libro.

Fuente Comunicae

UA-74459725-1