B+SAFE: Enfermeras llevan la RCP a las zonas rurales

/COMUNICAE/

B+SAFE: Enfermeras llevan la RCP a las zonas rurales

Los vecinos de Moratilla de los Meleros aprendieron este sábado 10 de agosto técnicas de RCP y uso del desfibrilador, gracias a los talleres gratuitos impartidos por dos enfermeras del HUIS

Por segundo año consecutivo, los vecinos de los pueblos de Guadalajara aprendieron a realizar técnicas de RCP y uso del desfibrilador gracias a la iniciativa de dos enfermeras del HUIS, Riansares Heredero y Milagros López.

Esta vez, el taller fue impartido en Moratilla de los Meleros, un bonito pueblo de cerca de 120 habitantes perteneciente a las Villas Alcareñas, donde unas 20 personas, de edades tan diversas como niños de 7 años o ancianos de 80 años, aprendieron las técnicas de actuación ante una emergencia cardíaca.

Valoración de la situación, cómo actuar ante un atragantamiento, realizar la reanimación cardiopulmonar y cómo usar un desfibrilador semiautomático fueron los temas tratados.

El taller ha contado con la colaboración de Proyecto+Vida, iniciativa de RSC de B+SAFE con el objetivo de fomentar los conocimientos de primeros auxilios en la población, así como el cuidado del corazón a través de diferentes acciones y talleres.

Saber actuar ante una emergencia cardíaca es fundamental. En una situación de parada cardíaca tan solo disponemos de máximo 5 minutos para reaccionar. Lo más importante es mantener la calma y recordar 4 simples pasos de la Cadena de Supervivencia: llamar al 112, realizar el masaje cardíaco, aplicar el desfibrilador y continuar la reanimación hasta la llegada de los servicios de emergencia.

Desde Proyecto+Vida han creado la iniciativa #RCPen4pasos (rcpen4pasos.com), a la que ya se han sumado varias empresas e instituciones. Una web para fomentar los cuatro pasos básicos de la reanimación y compartir conocimiento.

ANEXO

Proyecto+Vida
Se trata del proyecto de responsabilidad social de la empresa B+SAFE, creado para fomentar el cuidado del corazón y la cardioprotección real y eficaz. Nace con la idea de dar respuesta al problema de la alta mortalidad por paradas cardíacas en nuestro país, a través del fomento y difusión de la cardioprotección e informando sobre su importancia. Este apoyo se presta a través de talleres, charlas formativas, donación de equipos, cardioprotección de eventos o la esponsorización de congresos y jornadas sobre salud.

Solución DOC®
Los avances tecnológicos han permitido crear DESA fáciles de utilizar por personal no sanitario y con las máximas garantías de calidad y seguridad.

B+Safe ha patentado la solución DOC® (Desfibrilador Operacional Conectado) única del mercado que ofrece todas las soluciones integradas en el equipo, que puede estar conectado y permanecer operativo las 24 horas del día. El sistema, que utiliza incluye las 24 horas del día, los servicios de telecontrol del equipo, geolocalización y tele-asistencia que Allianz Assistance presta al usuario, alerta automática de socorro, centro de atención telefónica 24h y mantenimiento in situ reactivo y proactivo.

B+Safe proporciona también formación de la máxima calidad impartida por sus partners, todos enfermeros o técnicos de emergencias en activo, homologados para impartir los cursos de RCP/SVB y uso del DESA con todas las garantías, mediante un enfoque práctico y lo más cercano a la realidad desde su experiencia en el día a día constatando lo importante y fácil que puede llegar a ser dicho conocimientos para salvar la vida.

Espacios cardioprotegidos ‘conectados’
La cardioprotección es una tendencia emergente orientada a la protección del corazón en caso de episodios cardíacos. El gran número de muertes por paro cardíaco en la población ha animado a gobiernos, empresas, entidades y asociaciones a concienciar a la población y tomar medidas que permitan revertir la situación gracias a la creación de zonas o espacios cardioprotegidos. Estas zonas cuentan con, según la superficie y la afluencia de público, al menos uno o varios desfibriladores, con un adecuado servicio de mantenimiento y con personas adecuadamente formadas para poder garantizar una rápida actuación en caso de paro cardíaco repentino (para conseguir que vuelva a latir el corazón de la persona afectada), hasta la llegada de los servicios médicos de emergencia.

De este modo, es importante que en las Comunidades Autónomas informen a las autoridades competentes de un registro para conseguir llevar un mapa o listado de los puntos de cardioprotección en cada una de esas zonas.

Para que las posibilidades de supervivencia ante un paro cardíaco repentino sean óptimas, se debe realizar de forma inmediata una resucitación cardiopulmonar (RCP) que permita mantener el flujo necesario de sangre oxigenada al cerebro hasta que se restablezca el ritmo cardíaco normal mediante la descarga eléctrica suministrada por un desfibrilador. El tiempo máximo para aplicar la desfibrilación a una persona que ha sufrido un paro cardiaco repentino es en los primeros 5 minutos.

Hay identificados cuatro pasos críticos para tratar el paro cardíaco repentino, denominados

Cadena de Supervivencia

1. Reconocimiento y llamada al servicio de emergencia.

2. Una rápida resucitación cardiopulmonar (RCP).

3. Desfibrilación temprana.

4. Llegada de la ambulancia y cuidados post-resucitación.

Fuente Comunicae